Poemas

ULULAR DE LA LECHUZA

Me dicen que escriba con rimas,
pues tendría que irme hasta la esquina,
donde quizás el viento juntó esquirlas,
en el mismo lugar donde juegan a la ronda,
las hojas sobre adoquines cansados
por tantos zapatos pisoteados.
Allí cambia de color el aire
y mi voz se confunde con las voces
de las copas de los árboles,
donde se escucha el ulular de un búho,
que agacha su cabeza y se menea,
con el maullar de un gato que pasea
por una gris y fría azotea,
con el ladrido de un perro
ese que tiene colgado un cencerro.
Entonces no me siento la misma,
entonces decido el regreso,
y sobre mi almohada floreada,
con mi cerebro en calma,
y sin que interfieran los ruidos
esos que lastiman mis oídos,
surgen sin pensar las letras
en un sencillo bosquejo.

Imagen: R. E. Ch.

Compartir:

2 Comentarios

  • Anónimo

    Buenos dias, Malania,
    Sinceramente no siempre tenemos que escribar con rima. Ya que muchas veces pierde esa espontaneidad que deseamos transmitir a nuestros lectores y empatizar con ellos. Digo esto como coletilla ya que muchos escritores y escritoras se basan mucho en ello y desde luego ya sabemos que para gustos… colores, no?
    De todas maneras, siempre aprecio que tu poesía llega al alma de la manera con la que sueltas y fluyes con la misma. No importa que tengas rima o sin ella. De ehcho tanto tu caso como el mío, me aprece que dominamos ambos aspectos y que nos dejamos ir más a la rima actual. Fljuir como vasos comunicantes.
    Este poema es un claro ejemplo de lo que comento. Gracias por compartir esta genuinos versos.
    Un abrazo y feliz día !!!

    Joaquín Lourido

    • Malania Nashki

      Es como dices, Joaquín. También sé que no todos gustan de lo mismo. Mi primeras poesías, de hace muchos años, todas tenían rima y métrica, pero un día me cansé porque sentí que no era lo que me gustaba hacer, o si bien me gustaba, me forzaba a emplear palabras y veía a mi escrito como “artificial”, como montado sobre un caballo mentiroso jaja. Entonces comencé a escribir con más naturalidad y dejé que fluyan los versos como rayitos de sol. Y aquí estoy haciendo lo que me gusta. Un abrazo. Gracias por tu comentario. Buenas tardes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.