• Poemas

    CORAZÓN DE TUNA

    Quizás con frivolidad,
    se balanceaba con fineza,
    un corazón espinado
    desde adentro y hacia afuera.
    Su interior era sensible
    y su piel vestía espinas,
    señal de expulsión y vigilia
    acariciada solo por el viento.
    La vida la maltrató
    pero eso no la asustó
    y aunque plantada parece inerte
    luce  brillante y más fuerte.

    Imagen: propia

  • Poemas

    INVITACIÓN NATURAL

     

    Música de trenes 
    fugitivos de las albas, 
    de truenos que hacían estragos, 
    de diluvios teñidos de malva,  
    dejaban desolación 
    en un  corredor tenebroso 
    entre hilos de telarañas.
    Cuando despuntó nuevamente el sol 
    se encendieron de rosa los almendros, 
    violetas silvestres rodearon el prado 
    y el amarillo de lapachos encolumnados 
    se rodeó del respirar 
    y del canto de estridentes pájaros 
    dejando atrás 
    el callejón de miserias de ácaros
    inmerso en las perpetuas y tristes neblinas. 
    El sol con sus poderes intactos 
    hoy invita a visitar estos lugares 
    incluyendo 
    un silencioso paseo por el lago 
    para gozar de la naturaleza 
    con su perfecta y atractiva belleza.
     
    Imagen: propia
                                                   
     
  • General,  Poemas

    CALLEJÓN

    Una aureola lo envolvió,
    y por un camino equivocado lo llevó.
    Con fastidiosa insistencia
    y promesas incumplidas,
    por un callejón sin salida
    en un laberinto lo encerró.
    Él pensaba diferente
    quería florecer en otro ambiente,
    pero la emoción de la luz
    lo hizo desviar a trasluz
    hacia un lago desconocido,
    donde vivió un sinsentido
    en relación absorbente,
    hasta que su corazón latente
    lo despertó con un “bobazo”.
    Revelado y despierto
    relató su secreto.
    Por suerte a tiempo
    fue internado,
    salvándose de un letargo.

    Imagen: R. E. Ch.

  • General

    AÚN DESPIERTO

    Trémulo y prosaico,
    excitado
    por la fragancia de la naturaleza,
    inmerso en el bosque
    de sus más desdichados sueños,
    solitario y cegado
    por las censuras injustas,
    pretende armonizar su espíritu
    descansando su cuerpo
    bajo la cortina de un durmiente,
    recibiendo caricias
    y latigazos de lluvia
    en su último velo de sueño,
    mientras xenón lo envuelve
    invitándolo a seguir
    encendiendo el fuego.
    Imagen: S. D. V.
                                                          
  • Poemas

    ENCANTO DE AZUL

    De azul te vistes, y apareces sin tiempo ni límites
    y yo poeta clamo: ¡que poco azul para tanto cielo!,
    así, emerges tan natural como la cotidiana aurora,
    cual luz que besa mis sombras, y como luz clara,
    usted se irá posando en mi tierno y sufriente corazón,
    para avivar la llama dormida que fraguara mis sueños.

    Vibra el azul en tu cuerpo, delineando a tu fina figura
    porque más azul que el azul no podría imaginar en ti
    que vestida así os juro debías ser mi azulado consuelo,
    consuelo que alentará a la guitarra mía de todas maneras
    a dar sus trinos como dádiva de un corazón enamorado.


    Pero ahí están resplandeciendo tus pupilas límpidas
    que como remansos y alboradas de abril expresan vida,
    auguran la alegría de vivir y quizá algún sueño por venir
    y, aunque esas tus pupilas reflejen misterios insondables
    en el sol de tu mirada toda el agua de verdad parece azul.

    Como un sol de primavera tu encantadora sonrisa
    nace cada mañana entre dulzura, gracia y belleza
    como sustento natural de tu alma plena y sensible,
    relumbras con fuerza para el deleite del peregrino
    que añora retozar en los rosales de tu jardín florido.

    Vestida toda de azul deslumbras al poeta peregrino
    como una princesa que surge sugestiva cual venus,
    centelleante, ebúrnea y bella desde el mar primordial
    llegas como aurora blonda alborozada y desbordante
    expandiendo tus encantos como cantos frescos de amor.

    Autor. Paquito Peralta. Derechos Reservados. Lima- Perú.

  • General

    HILOS DE PLATA

    Te amé;
    y todavía quedan
    flores azules matizadas
    que saludan al alba,
    perlas onduladas
    bajo el sol de la mañana,
    perlas madrugadas
    con hilos plateados,
    y de tinta del corazón
    que pintan en armonía
    todo mi interior.
    Imagen: R. E. Ch.
  • General

    BLANCO Y NEGRO

    Atravesó peripecias,
    entre densas cortinas
    de agua bailando al viento.
    Supo hibernar entre hordas furiosas,
    pero así como la palabra no muere,
    el hombre sabio
    aplaca el camino áspero,
    para sostener en pie
    su castillo de ases.
    Imagen: G. F. T.
                                                   
  • General

    ALDABA

    Una aldaba,
    pende silenciosa
    en una puerta de satín.
    Una mano metalizada
    quizá de vanadio,  
    bronce no irisado  
    o tal vez zinc,  
    por manos modelada
    sin indicios del artista,
    que plasmó en esa obra,
    nada trivial,
    el amor de su poetiza.
    Imagen: G. F. T.
  • Poemas

    INFLORESCENCIA

     
    Delineo mi nombre
    en tu espalda entregada
    con pinturas naturales
    aún reptando en jangada
    en el acerbo tiempo
    con jugoso  anagrama
    tu nombre en gallardía
    En fortuito menester
    e indomable deseo
    surge un giro inesperado
    avellanando mi espacio
    con tu cálido placer
    en blanco, rosa y topacio.