• Poemas

    HOY, MAÑANA Y SIEMPRE

    ¿Vendrán los Reyes Magos?
    ¿O simplemente pasarán?
    Se irán con la lluvia,
    lluvia de luces y colores
    lluvia de amores y desamores.
    De estrellas fugaces
    de luna tardía
    y sol recién amanecido
    cayendo en sus fauces.
    Lluvia de risas y abundancia
    de hambre y de lágrimas
    de idas y venidas
    por el andén de la vida.
    Me resisto a dejarte ir
    me resisto a olvidarte.
    Quiero tu lluvia de saberes
    colgadas en letras
    en renglones de poemas.
    No quiero quedarme
    con el agua fría de la lluvia
    con la noche oscura
    con el canto solitario de la luna.
    Te quiero a ti.
    Quiero tu cálida lluvia
    hoy, mañana y siempre.
    Quiero que hoy
    los Reyes Magos me traigan eso,
    lo que dije que quiero.
    Imagen: propia
  • Poemas

    DELICIOSA VIDA

    Endeble la llama de una candela,
    acompaña al sereno amanecido,
    mil gotas frescas caen de las brevas
    del brillo de hojas que el sol ha fulgido.
    Se estremecen las ramas de la higuera
    con el brincar del viento enriquecido,
    por el impulso  de la primavera
    colabora en alfombrado mullido.
    El sauce llorón adorna  la tierra,
    sacando de ella el provecho debido,
    sombrea las aguas a cureña rasa
    del caudal entre  enmohecidas piedras.
    Son de campanas, lejano pueblerino,
    acunan a las recién llegadas golondrinas,
    que en su andar del viejo mundo lejano,
    han sembrado gloriosas sus semillas.
    Y así…
    candela, sereno
    brevas e higuera
    viento, tierra
    agua, sauce y piedra,
    campanas, golondrinas  
    sembrados y semillas,
    viven su invierno u otoño,  
    verano  o primavera,
    sin azoramientos y en armonía
    con sus  señales ambientales
    sintonizando con el entorno
    conformando la deliciosa vida.
    Imagen: R. E. M.

                                       
  • General,  Poemas

    ¿UTOPÍA O REALIDAD?

    Tímida, palideció,
    su corazón
    súbitamente palpitó,
    azorada enmudeció.
    Él, viento
    en su ráfaga la deshojó.
    Giró sobre sí misma,
    su nombre suspiró,
    una baldosa suelta
    en señal de calma
    la consoló.
    Y  lejos lo vio,
    entre las sombras
    de vetustos árboles
    desapareció.
    Una lágrima y una sonrisa.
    En su almohada
    se consoló. 
    Imagen: propia
  • Poemas

    SUEÑO DE COLORES

    Cerraré los ojos en voz baja,
    para introducirme en el sueño de tus sueños,
    en este instante mi corazón ya no trabaja,
    la voluntad suspende sus latidos.
    Y yo me siento tan lejos, tan pequeña
    que a mi Dios invoco sin pedirle nada,
    solo agradezco por verme serena,
    por saberte lejos,  por tenerte cerca.
    ¿Por qué el mundo soñado es sinuoso?
    Si son sueños bellos de muchos colores,
    como  tizas que disfrazan y embellecen,
    regando su brillo  en  paredes mustias
    de alcoba estudiantil  atiborrada,
    quitando sentencias,  devolviendo alegría.
    ¿Es mucho anhelar y soñar
    compartir contigo el universo?
    Entre las pesadillas surge el optimismo.
    Y me duermo débil,
    me desvanezco en tus brazos,
    bajo el mar del cielo
    entre dos árboles altos como tú,
    añosos y corpulentos,
    y sueño. Sueño que soy fuerte,
    sueño que me amas.
    Imagen: propia.
  • Poemas

    MIRADA DESDE EL SÉPTIMO PISO

    Carga sobre sus espaldas,
    vivencias tristes y alegres.
    Algunas son indelebles,
    otras olvidadas en el eco.
    Vive en un séptimo piso
    de un edificio moderno.
    Como una armadura cerrada
    y por el tiempo cicatrizada,
    repleto de experiencias
    tantas buenas como malas,
    un hombre lleva en la piel
    por los años modelada,
    los estragos que la vida
    talló en su rostro huraño.
    La apacibilidad se encargó
    de suavizar su mirada,
    esta vez detenida en la brisa
    que penetra por su ventana,
    pintada de plata o dorado
    y con finas violetas decorada.
    Se sienta por las mañanas
    con su pipa encendida,
    dibujando en sus  pupilas
    el deseo de armonía y paz
    por él, por todos, tan deseada.

    Imagen: G.F.T.

  • Poemas

    BRINDIS ESPECIAL

    Hoy quiero dibujar a la vida,
    mi vida,
    te dibujaré a ti.
    Quiero pintar al amor,
    mi amor,
    pintaré tu perfil.
    Usaré los cálidos
    escarlata, magenta
    rosa y salmón,
    todos colores
    que reflejan amor.
    Y pintaré luces
    del árbol de la vida,
    llena de alegría
    porque estás tú.
    Navidad
    Año nuevo
    esta vez, diferentes.
    Brindaré por ti,
    por nosotros.
    Gracias por estar. 
    Imagen: G. F. T.
  • Poemas

    Siempre

    Despierto.
    Pienso en ti. 
    Hoy quiero decirte
    amor
    vuela alto
    goza de tu libertad
    si es eso lo que deseas
    navega por los ríos
    recorre los mares
    trepa las montañas
    y desde la más blanca altura
    gira tu mirada y
    verás que aquí estoy
    esperándote. 
    Imagen: propia.
  • Poemas

    COPOS DE AMOR

    Ella seleccionaba los copos de algodón más suaves,
    para acariciar su piel en días de invierno.
    Él tejía misterios amurallados en el horizonte,
    apedreados en vicisitudes  de blanco y negro.
    Mientras tanto la flor  bregaba en el desierto,
    por un poco de amor y de cuidado verdadero.  
    Imagen de la red.
  • Cuentos,  General

    PUENTE Y ESPEJO

    Durante varios días ella no había podido probar bocado. Vivía y se mantenía a agua y jugo de limón, y a una que otra infusión. Lo había saludado antes de las Fiestas y él ni siquiera se dignó a responder con un simple “Gracias”. Pero ese no era el motivo principal por el que no comía. La situación económica por la que estaba atravesando le exigía reducción de gastos al máximo.
    Un día, como tantos otros, decidió salir a caminar y buscar otros horizontes. Se detuvo en una parada de autobús y se sentó. Una mujer se le acercó y viéndola muy pálida y débil le ofreció un paquete de galletas que había comprado para llevar a su casa. Ella aceptó gustosa y con confianza. Mientras comía, tuvo el coraje de contar a la mujer lo que le estaba sucediendo. El relato no había terminado en el momento en que llegó el colectivo, entonces la mujer, Jorgelina, invitó a su casa a la joven. Le pagó el boleto del transporte y ambas continuaron charlando en el corto trayecto hasta llegar a destino, una treinta cuadras. Rocío ayudó a la mujer en los preparativos del almuerzo y mientras lo hacía, no paraban de conversar. Esa noche se quedó a dormir en casa de la persona que acababa de conocer.
    Al día siguiente, a la tardecita, prefirió ir caminando hasta la humilde morada para buscar sus pertenencias, ya que, a pedido de Jorgelina, se alojaría en su casa para hacerle compañía. Jorgelina había perdido a su esposo hacía unos pocos meses y no tenía hijos. Los padres de Rocío eran muy mayores y no podían trabajar, pero podían quedar solos mientras su hija trabajaba. Solo pedían que fuera a visitarlos los fines de semana aunque sea por algunas horas.
    Mientras caminaba ya de regreso, se detuvo ante un gran puente que separaba ambas casas. El clima era propicio para la caminata, cosa más que habitual desde hacía tiempo en busca de trabajo, pero no precisamente por ese lugar.
    El reflejo de las luces en el espejo del agua le alegraron la vida, iluminaron su día y su noche. Un puente que desde hoy servirá de enlace entre Rocío y Jorgelina. Un puente que si no estaría allí construido, quizás no hubiera sido posible ese encuentro.
    Las luces no solo iluminan el ambiente, también nos sacan de la oscuridad interior.
    Ojalá cada uno de nosotros pueda construir puentes entre personas que lo necesitan, puentes no tanto de cemento sino de palabras, de diálogo y comunicación entre los que hoy día no se hablan, no se aman, entre padres he hijos, entre hermanos, amigos, y otros familiares. Ojalá cada uno de nosotros pueda encender luces desde el corazón para iluminar el camino y los días de las personas que en soledad sufren de nostalgia, depresión y falta de amor.
    Mi deseo es que eso ocurra a partir de esta Navidad, con puentes iluminados en colores, con luz y amor.

    Imagen: G. F. T.

  • Poemas

    NAVIDAD A SU MANERA

    Ecuánimes en su aleteo,
    hacia el portal del arco iris,
    se desplazan en su vuelo.
    Habrá fiesta esta noche
    con condumios suculentos
    es necesario el sustento
    para continuar el vuelo.
    Cada uno y entre todos
    en retórico gorjeo
    comparten el convite.
    “La vida continúa”,  canta uno.
    “El amor existe entre nosotros”
    entona el otro
    dirigiéndose a su compañera
    mirándola a los ojos color canela.
    “Hay que evitar la ignominia”
    grita ronco un tercero.
    Y así en perfecta armonía
    aletean en su vuelo
    bailando hasta alcanzar el alba
    con alegría y sin lamentos.
    Han festejado esta vez
    la Navidad a su manera
    dos gorriones, un zorzal,
    una garza y un benteveo.
    Imagen: R. E. Ch.