Poesía

  • Poesía

    VENTANA CERRADA

    Hoy quiero escribirte
    pero no me sale nada.
    Qué pena del olvido
    qué mala encrucijada!
    Mi mente palidece
    al no verte en alborada,
    mis ojos se lamentan
    en triste madrugada.
    Hoy quisiera tenerte
    en cuna de hojalata,
    besar tus tibios labios
    sobre mi fresca almohada.
    Qué más puedo decirte…
    ¿Que extraño tus miradas?
    ¡No estás ni por asomo!
    en tu ventana cerrada.
    No bajes la cortina
    no oscurezcas tu morada
    deja que un traslúcido vidrio
    refleje tu sombra amada.

    Malania

    Imagen G. F. T.

  • Poesía

    HISTORIAS DE COLORES Y FRAGANCIAS

    En el jardín de mis sueños,
    el sol que amanece
    pinta de anaranjada la estela
    que entre el rocío reverbera.

    Una mariposa y un colibrí,
    delicados y etéreos,
    danzan en el aire,
    en un festín de colores
    donde el naranja resplandece.

    Despliegan sus alas como pétalos,
    volando con gracia,
    entre las innumerables flores
    que el sol acaricia con ternura.
    Son mensajeros de la primavera
    desparramando su aroma.  

    El colibrí pintado con el verde del bosque
    y la mariposa con el gris y el azul sereno del cielo
    se conjugan con el brillo del día en terciopelo.
    Tejen una ronda en el aire, un poema de color,
    embajadores del amor.

    Malania

    Imagen: Gentileza de Ricardo. G.

  • Poesía

    NEBLINA

    En un paisaje de sueños difusos,
    se esconden historias de tiempos idos,
    eco de susurros y suspiros antiguos,
    en la niebla espesa de un amanecer sin brillo.

    El silencio envuelve a la mañana fría,
    ni un susurro de viento en la arboleda,
    misterio que se cuela en la penumbra
    desdibujando árboles y coches dormidos.


    Malania

    Imagen: M. J. T.

  • Poesía

    GERBERAS DE MI JARDÍN

    En mi jardín las gerberas danzan,
    colores vivos en día soleado,
    naranja y matizada sin recado,
    en la brisa de su aroma se extravagan.

    Flores que el sol acaricia y alaba,
    pétalos que el viento ha acicalado,
    mi jardín, un rincón encantado,
    donde la natura su encanto alcanza.

    Malania

    Imagen propia

  • Poesía

    EL TUCÁN Y LA PAPAYA

    En la selva tropical, donde el sol se asoma,
    vuela el tucán con su plumaje de colores,
    mientras la papaya madura en la sombra,
    bajo la caricia cálida de los albores.

    El tucán, con su pico arcoíris, danza,
    entre las ramas verdes y frondosas,
    mientras la papaya, en su dulce bonanza,
    enciende los sentidos con su pulpa jugosa.

    Bajo el dosel del bosque, la vida palpita,
    mientras el tucán y la papaya se encuentran,
    en un eco de la naturaleza infinita,
    donde la belleza y el sabor se entrelazan.

    Así, en este rincón de la tierra exuberante,
    el tucán y la papaya celebran su unión,
    tejiendo en cada instante, con su encanto radiante,
    la melodía eterna de la creación.

    Malania

    Imagen: Ninet

  • Poesía

    MASCOTA AL SOL

    Entre árboles y pasto,
    su sombra se desliza,
    bajo el cielo soleado
    que la brisa acaricia.

    La medianera guarda
    en su sombra, secretos de luz,
    mientras ella, exploradora
    avanza sin miedo a contraluz.

    Sus patas sobre el césped
    hacen eco suave,
    mientras el día soleado
    la envuelve en su clave.

    En este escenario
    de verdor y calma,
    la gata se convierte
    en musa que se enmarca.

    Susurra al viento
    sus deseos sin dueño,
    bajo el sol que ilumina
    su ser risueño.

    Así la mascota, al sol en día frío,
    sus sueños se tejen con un suave rocío.
    Entre árboles en la medianera plantados,
    la naturaleza y la gata se han encontrado.

    Malania

    Imagen: M.J.T.

  • Poesía

    ¿DÓNDE ESTÁS?

    Muchas veces me pregunto
    ¿Dónde estás?

    Quizás entre las nubes
    o en el arco iris ¿pintas tu esencia?
    O tal vez a mi lado, en silencio estás,
    misterio que el viento no logra desvelar.

    En el firmamento, te busco en vano,
    en cada estrella, en cada destello.
    ¿Dónde te escondes, alma querida?
    ¿En qué rincón del universo te hallas?

    Quizás en el susurro del viento que pasa,
    o en el murmullo del agua que abraza.
    Tal vez en el eco de mi propia voz,
    o en el latir de mi corazón veloz.

    No importa dónde, no importa cómo,
    sé que estás conmigo, en cada rincón.
    En el suspiro del día, en la sombra de la noche,
    en cada latido, en cada derroche.

    Dónde estás, me pregunto una y otra vez,
    pero en el fondo, sé que estás ahí.
    En el brillo de mis ojos, en mi andar sereno,
    en cada latido, y hasta en mis sueños.

    Malania

    Imagen: P. M.

  • Poesía

    SIESTA

    El sol reina en su máxima altura,
    las calles reposan en silencio
    bajo el ardor que semeja a incendio.
    Las sombras huyen de su esencia pura.

    El eco muere en su mudo murmuro,
    y el viento apenas roza el suelo rojo,
    en esta pausa, la siesta es casi un gozo,
    en calles desiertas, quietas en su apuro.

    Los pájaros guardan su trino sereno,
    en sombras que reposan bajo los árboles;
    el sol se esconde tras alguna nube blanca,
    que solidaria extiende su sutil manto.

    En esta hora, el tiempo es más lento,
    las calles vacías guardan su encanto,
    en la siesta, el mundo se hace contento
    y no hay lugar para lamentos.

    Pero en las mañanas
    cuando el sol aparece
    y la brisa es suave y serena
    acaricia rostros y mece árboles
    en una danza amena.

    Malania

    Imagen J. G. T.

  • Poesía

    CALLEJONES DEL RECUERDO

    Desorientada en el laberinto de la noche,
    donde las sombras se alargan como susurros
    y los destellos de estrellas se confunden
    con los destellos de tus ojos ausentes.

    Caminando entre callejones del recuerdo,
    pisando los adoquines de la nostalgia,
    busco el eco de tu voz entre el silencio,
    pero solo encuentro el vacío resonante.

    Desorientada en el torbellino del tiempo,
    donde los relojes marcan horas sin sentido
    y los minutos se deslizan como lágrimas
    sobre la piel áspera de este mundo efímero.

    Perdida en el laberinto de mis propios pensamientos,
    navegando entre los remolinos del deseo,
    busco el faro de tu amor entre la bruma,
    pero solo encuentro el eco de mi propia voz.

    Desorientada, sí, como un barco sin rumbo en alta mar,
    como un pájaro sin nido en la tormenta,
    pero aun así, en esta oscuridad sin fin,
    persiste la esperanza de encontrarte.

    Malania

    Imágenes propias

  • Poesía

    EMBRIAGADA

    Los sueños bailan
    como un suspiro
    en la brisa del alba,
    mientras ella irradia
    su belleza encantada.
    Su imaginación vuela,
    con emoción danza,
    su corazón alegre late
    en un baile eterno
    despliega su encanto.
    Como en cuento de amor
    abre sus pétalos al viento
    y un arcoíris nace
    desde la luz que la salva.
    Ella tambalea embriagada,
    al verlo llegar se alegra.
    Él la levanta en sus brazos
    y a su casa la lleva.

    Malania

    Imagen: de la red