Poesía

  • Poesía

    MUCHACHA TRISTE

    Esta noche María,
    no habrá cama en la que no nos hiciéramos los dormidos
    no habrá luces y centinelas
    no habrá madres ni cámaras caseras.
    Ni siquiera habrá espejos transparentes
    sobre el fuego en la luna llena.

    María: ¿Por qué? Muchacha triste.
    Cómo entristece el día cuando dormimos
    bajo el amparo de la oscuridad.
    No rechaces mis súplicas,
    mis señales, mis signos,
    mi cambio, mi reordenación futura.

    A. M. N.

    Imagen: propia

  • Poesía

    SENTIMIENTOS

    Por qué me miran tus ojos
    intentándome transmitir
    lo que tu boca no puede
    ella no puede decir.

    A través de tanto tiempo
    he visto dentro de ti
    la ternura y el silencio
    hoy rotos dentro de mí.

    Para Malania texto
    Gentileza de A. M. N.

    Imagen: M. J. T.

  • Poesía

    SE NECESITA UN AMIGO

    No es necesario que sea hombre,
    basta que sea humano,
    basta que tenga sentimientos,
    basta que tenga corazón.

    Se necesita que sepa hablar y callar,
    sobre todo que sepa escuchar.

    Tiene que gustar de la poesía,
    de la madrugada, de los pájaros, del Sol,
    de la Luna, del canto, de los vientos
    y de las canciones de la brisa.

    Debe amar al prójimo y respetar el dolor que
    los peregrinos llevan consigo.
    Debe guardar el secreto sin sacrificio.
    Debe hablar siempre de frente y
    no traicionar con mentiras o deslealtades.

    Debe tener un ideal, y miedo de perderlo,
    y en caso de no ser así,
    debe sentir el gran vacío que esto deja.

    Tiene que tener resonancias humanas,
    su principal objetivo debe ser el del amigo.

    Debe sentir pena por las personas tristes
    y comprender el inmenso vacío de los solitarios.

    Se busca un amigo para gustar
    de los mismos gustos,
    que se conmueva cuando es tratado de amigo.

    Que sepa conversar de cosas simples,
    de lloviznas y de grandes lluvias y
    de los recuerdos de la infancia.

    Se precisa un amigo para no enloquecer,
    para contar lo que se vio de bello y
    de triste durante el día, de los anhelos
    y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.

    Debe gustar de las calles desiertas,
    de los charcos de agua y los caminos mojados,
    del borde de la calle, del bosque después de la lluvia,
    de acostarse en el pasto.

    Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir,
    no porque la vida es bella, sino porque estamos juntos.

    Se necesita un amigo para dejar de llorar.

    Para no vivir de cara al pasado,
    en busca de memorias perdidas.

    Que nos palmee los hombros,
    sonriendo o llorando,
    pero que nos llame amigo,
    para tener la conciencia de que aún estamos vivos.

    Autor: Vinicius de Moraes

    Imagen: Propia

  • Poesía

    TERMÓMETRO BAJO CERO

     
    Reposan mis pies desnudos
    bajo mi manta floreada
    es invierno, pero ella
    me recuerda sigilosa
    la primavera soleada.
     
    Vuelan dudas bajo mi cama
    enmudecida y sin ruidos
    esos que hacían chirriar
    los oídos de vecinos.
     
    Y en espera siguen sueños
    cuando el reloj marca las cinco
    con mensajes que no llegan
    a pesar de mis suspiros.

    Quizás congelados están
    reposando en la pradera
    aguardando a que florezcan
    los girasoles tardíos.

    Las sensaciones perduran
    cuando esperan el amor
    del poeta que sentí mío
    en crudos días de invierno
    o entre sudores de estío.
     
    Malania
    Imagen: M. J. T.
     
  • Poesía

    EL FLORISTA

    Acelera el paso
    antes de la lluvia,  
    la tormenta arrecia
    lo aguarda su guarida.
    En acción la arcilla;
    modela guijarros
    alberga una flor
    por recién nacida.
    La aguija y vigila
    a vivir la incita
    la cree promiscua
    pero no supina.
    Ínsita en su tierra
    va creciendo bella  
    roja o amarilla; 
    la besa en cuclillas.
    Malania.
    Imágenes: R. M. T.
    Nota: el significado de palabras, encontrarás en la sección correspondiente.
  • Poesía

    DÉJAME

    Déjame vivir a mi manera
    a soñar con lo que quiera
    a escuchar alegre
    el trinar de los pájaros
    que visitan mi soledad.
    Déjame escuchar
    el rugido del mar
    a la salida del sol
    aunque llueva.
    Déjame contemplar
    la luna y las estrellas
    reflejadas en la pradera.
    Quiero ser yo misma
    sin ataduras
    sin molduras
    en día radiante
    o en noche plena
    vestida sólo de piel
    o en vaporosa seda
    sin importar el calor
    o si afuera nieva
    sin pedir permiso
    para tomar un té, un café
    o comer de postre
    una freza con crema.
    Malania
    Imagen: M. J. T.
       
  • Poesía

    FELIZ NAVIDAD

    Para ti, para mí,
    para todos.
    Gracias amigos y amigas
    por estar siempre,
    con o sin Navidad.
    Gracias a la vida
    por un año más
    en armonía familiar.
    Siempre le pido a Dios
    por tu bienestar
    y el de todos.

    Hoy desperté temprano
    poco más de las cinco,
    madrugada.
    Te busqué y ya no estabas.
    Ir a preparar un café
    era lo que acostumbrabas,
    compañero de lectura
    de los diarios de las mañanas.

    Ya no escribo más,
    se me anuda la garganta
    y mis pupilas se humedecen,
    mi corazón late más fuerte
    y mi alma se estremece.

    Por hoy, este saludo
    y mi pensar puesto en ti,
    con la eterna pregunta:
    ¿Dónde estaremos mañana?
    Tú allá y yo aquí.
    Pero donde quiera que estés…
    Para ti, para mí, para todos:

    ¡FELÍZ NAVIDAD!

    Malania

    Imagen propia


     

  • Poesía

    NO MORIRÁ

    Soy la ola que vuelve
    acariciando la playa
    en busca de tu espalda
    juntando los tiempos
    en la noche y la mañana
    con sombras intactas
    de marzo a febrero.
    Vestiré tu canto
    en la noche abierta
    para compartir la antorcha
    de ese gran incendio
    con aire de aromas
    de gaviotas y violetas
    con pétalos en vuelo.
    Nunca morirá tu tallo
    porque mi flor está
    esa que hiciste crecer
    permanece viva y late
    siempre esperándote.

    Malania

                                    
  • Poesía

    LA PALOMA

    Se equivocó la paloma
    se equivocaba.
    Por ir al norte, fue al sur
    creyó que el trigo era agua,
    se equivocaba.

    Creyó que el mar era el cielo
    que la noche, la mañana,
    se equivocaba,
    se equivocaba.

    Que las estrellas, rocío
    que el calor, la nevada,
    se equivocaba,
    se equivocaba.

    Que tu falda era tu blusa
    que tu corazón, su casa,
    se equivocaba,
    se equivocaba.

    Ella se durmió en la orilla,
    tú en la cumbre de una rama.

    Comentario:
    Muchas veces nos equivocamos por no hacer caso
    a las sugerencias o consejos de personas que nos quieren,
    que han tenido experiencias anteriores durante el recorrido del camino de vida.
    Aunque somos humanos y no estamos exentos a equivocarnos.
    A veces también es necesario apelar a nuestra intuición, o al sexto sentido, el corazón.

    Malania

    Imagen: R. E. Ch. y R. M. T.

  • Poesía

    VUELO INÚTIL

    En una madrugada
    fría y aburrida
    al saber que el despertar
    se inunda de monotonía
    finjo una sonrisa
    recordando otros amaneceres.
    En un vuelo inútil
    los rastros quedaron
    en aquellos gratos momentos
    siempre recordados.
    Me detengo en las huellas
    esas que han dejado
    camino a la ducha
    nuestros pies descalzos.
    Escucho el lejano eco
    de todas las historias
    que colmaron mi vida
    en dos hermosos años.
    Malania
    Imagen de la red