• Minicuentos

    HUMA VIAJERA

    Estuvo atenta al horario  habitual de mi regreso a casa.
    Me vio llegar y como adivinando que volvería a salir, se esfumó como una sombra entre los remolinos del viento y del agua. Las gotas de lluvia serpenteaban golpeando los cristales de la ventana. Cuando fui a buscar el bolso con algunas prendas que había dejado preparadas, ella estaba allí, dormida (o se hacía la dormida), acurrucada sobre el bolso que sabía llevaría conmigo.
    ¿Qué harías tú si estuvieras en mi lugar? ¿La llevarías contigo?
    ¿Qué hice yo? Después…en otra te lo cuento.

    Malania

    Imagen M. J. T.

  • General

    PARADIGMA NO MODELADO

    Las palabras son peldaños, que suben y bajan, se mecen, te penetran, y
    quizás no te llevan a ninguna parte. Te elevan y cuando menos lo imaginas,
    te hacen aterrizar, unas veces suavemente, y otras tantas te golpean contra
    la corriente.
    Algunas están cubiertas de amor, otras recubiertas de materia extraña,
    tan extraña que oscurecen por completo su esencia.
    Entonces, su significado no se reconoce y su poder se pierde en el vacío,
    o tal vez en el intento, en conflicto continuo entre el interior y el exterior.

    Malania

    Imagen de la red.

     
     



     

     

     

     

     

     

  • General

    SONRISA

    SONRISAS ENTRE CIMIENTOS

    Corría el año 2016, era el Día de la Primavera.
    Ella, profundamente dolida por una actitud irónica y provocativa, de una mujer que frecuentaba las redes, cansada de leer los permanentes mensajes y comentarios, demostrando a través de ellos interés hacia el hombre que ella amaba, y no por despechada, escribió este poema:

    El proyecto ya está en marcha
    con cimientos llenos de fortaleza
    y vigas más fuertes todavía.
    Y en poco tiempo florecerá
    la sonrisa esperada,
    esa sonrisa que amas y provocas
    No permitiré que ninguna piraña
    de algún contaminado río,
    destruya las paredes
    de lo que hemos construido,
    ni reduzca a cenizas
    a lo que fue fuego
    Sabes que sin prisa
    pero sin pausa
    los besos pasados
    serán eternamente presente.

    Malania

    Imagen de la red

  • General

    EN CUALQUIER LUGAR

    Gira la rueda
    controlando el tiempo.
    Al fondo el reloj
    con sus manecillas
    marcando ese tiempo.
    Pero ella,
    sin pretender controlar nada
    eligió florecer esta vez
    en el lugar menos esperado
    quizás nada fértil.
    Encontró humedad
    y terreno apropiado
    entre piedras
    sin que nadie la molestara
    sin que nadie la cortara.
    Mientras tanto
    lejos de allí
    dos guardianes descansan sobre la arena
    atentos a cada movimiento extraño
    en defensa y protección de sus amos.

    Malania
    Imágenes propias y de la red.

  • General

    A DESTIEMPO

     
    Un hermético silencio
    en un océano de dudas
    la sepultaba.
    Podía remontar vuelo
    a una tranquila ensenada
    que la esperaba.
    A modificar la brújula de la historia
    alguien la llamaba 
    y el detonador se activó
    en unas ocho semanas.
    ¿Habrá sido hermafrodita
    la flor que me acunó
    en sus tiernos pétalos
    el día en que nací
    por nadie vista?
    ¿La que inspiró
    y se bebió la fragancia
    que huía por las laderas
    con el alba?
    Ya no tuvo dudas
    no hubo tal ensenada
    la brújula la marqué yo
    a esa flor que me acunó
    la que me dio discreta
    la fragancia del alba
    para que hoy me inspiren
    palabras tras palabras.
     
    Malania
     
    Imagen propia y de la red

     

  • General

    ATARDECER DE PRIMAVERA

    Corren los días del mes de noviembre en el litoral argentino.
    Después de una larga jornada de trabajo, regreso a casa como siempre hacia el oeste, donde el sol ofrece sus últimos rayos entre nubes de diferentes formas y matices.
    Aunque un poco cansado, no tanto por el trabajo físico sino mental, estoy feliz de llegar a mi hogar. – No es fácil atender a personas adultas con problemas de salud, consciente de que muchos de ellos están pasando sus últimos días (o tal vez meses) de vida. Solo Dios sabe cuándo se apagará su luz interior -.
    Como casi siempre me esperan Sía, Huma y Gris. Cada una a su manera y desde diferentes lugares. No me piden más que un poco de caricias y mimos. Es fortalecedor ese contacto cariñoso, es como un cable a tierra.
    Me olvido del cansancio al  verlas felices con mi regreso.

    Malania

    Imágenes: M. J. T.

  • Poemas

    SE DURMIÓ

    Se durmió el día, lo alcanzó la noche.
    El sol distraído cayó en el horizonte,
    la luna tan bella se mostró elegante,
    Dominó el silencio en la madrugada,
    esperando un nuevo amanecer.

    Autor: poeta uruguayo Miguel Márquez

    Imagen: propia (Malania)

  • Poemas

    NUNCA MÁS

    Bajo el brillo de la luna
    serpenteaba una canoa
    y con ella alguien,
    aburrido de no hacer nada,
    plañía en medio del lago
    buscando esa paz
    que el opiáceo no le daba.

    Y afligido
    por su destino incierto,
    exhalaba
    con los brazos abiertos,
    clamando amor
    cual ave en el desierto,
    bajo un cielo azul
    en mar adentro.

    Un remolino lo sorprendió
    envolviendo la canoa  
    y sin contemplación ninguna
    al fondo los sumergió.
    Nada pudo hacer el sol
    y frente a la luna lloró.
    Nunca más nadie los vio.
    Malania
    Imagen: C. J. V.
                                  
  • Poemas

    ESTÍMULO

    El estímulo no era suficiente
    para pensar con calma.
    Sentía que todas mis fuerzas
    me habían abandonado.
    Pasé tres días extraños
    sintiéndome como si estuviese
    andando por el fondo del mar
    como envuelta en una membrana.
    Algo me impedía entrar
    en contacto con el mundo.
    Las cortinas de lino flameaban
    al compás de la cálida brisa
    de una ventana entreabierta.
    Una entena surcaba
    el cielo calmo estrellado.
    Y en cada una de ellas,
    en cada estrella vibraba
    un pedacito de aquel ser
    que en lejanía
    todavía es amado.
    Malania
    Imagen de la red.                                                                               
                                           
  • General

    NUBARRONES

    Los hay oscuros e iracundos
    grises o azabaches
    anunciando tormentas.
    Otros deshilachados
    por fríos y fuertes vientos
    bajo la bruma húmeda y gris.
    Pero otras veces
    se presentan nubes pomposas
    como capullos de algodón,
    delicados y esponjosos.
    O bien, tornasolados
    como bordadas con lentejuelas
    con el brillo incomparable
    de un atardecer con sol.


    Malania

    Imágenes: R. G. y propias.