Poemas

  • Poemas

    HUMO Y CAFÉ

    No puedo escuchar tu voz
    a cambio, leo tus palabras
    y con ellas siento
    el latido de tu corazón
    florecido en poemas
    amanecidos en una alcoba
    impregnada por las líneas
    grises y finas
    de un silencioso cigarrillo.
    Un café humeante
    recién preparado
    calienta tus manos
    esas que un día
    me dieron tibieza
    y mucho amor.

    Malania Imagen de la red

  • Poemas

    CANTO EN SILENCIO Y SOLEDAD

    Se ha posado el canto
    en el silencio de la noche
    los murmullos han enmudecido.
    Los poemas se ocultan
    y mi hoja permanece en blanco.
    Oprimo mi mente
    en la que fue tu almohada
    y brotan las palabras
    con notas alborotadas.
    El mundo agotado
    cada vez más tarde
    con vilo se levanta
    con frío y solitario.

    Malania

    Imagen propia.

  • Poemas

    LUCHAR POR VIVIR

    Proyectó su vida
    desde una raíz
    que parecía dormida.
    Luchó y se rescató
    de la profundidad
    donde ni brisa había.
    Abrumada permanecía
    en un misterio nocturno.
    Creía que estaba perdida
    pero supo desentrañar
    la tan deseada vida.
    Y surgió de entre ladrillos
    cemento y arenilla
    cual milagro de sueño y dicha.
    Creció de entre la nostalgia
    el silencio y picardía
    sin pedir permiso a la aurora
    ni al calor de mediodía.
    Cuestionó a quien quiso un día
    proyectar su muerte pronta
    con malicia y desvalía.
    Braceó y salió a flote
    desde adentro con fuerza
    la vida fluyó
    develando el misterio
    del deseo verde y natural.
    La lluvia y el aire fresco
    borraron su tristeza
    y lo que creía lejano
    surgió en tallo erguido
    con verdes hojas
    y mucha alegría.
    Sentirá su intensidad
    en los sucesivos días
    y ojalá nunca le quiten la vida.

    Malania

    Imagen: M.J.T.

  • Poemas

    OBSERVADOR OCASIONAL

    Muy despacito,
    van desapareciendo
    las luces del día.
    Un sábado diferente
    en que la pluma del pintor
    se oscurece
    y los reflejos esbozan una imagen
    dando vida a la silueta
    de un observador ocasional.
    Se encienden los candiles del paseo
    y con ellos su mirada
    frente al espejo del río
    sin saber de qué o de quién
    es el reflejo tímido
    que se mece  en el agua
    del irónico y portentoso río.

    Malania

    Imagen: M. J. T.

  • Poemas

    UN ÁRBOL BAJO LAS NUBES

    ¿Qué le pedirá el árbol a las nubes?
    Quizás un poco de agua fresca
    o una repentina y copiosa lluvia.
    ¿Qué le dirán las nubes al coposo árbol?
    – Con tus flores nos teñiste de bellos colores
    en un amanecer celeste
    entre violetas y turquesas.
    Entre nubes y árbol
    se pasea flotando la brisa cálida
    de un invierno diferente
    con algunos rayos fulgentes
    que nacen con la aurora
    y se esconden con el eco
    de un concierto de pájaros
    antes que el ocaso
    se apodere del árbol y de las nubes.

    Malania

    Imagen propia.

  • Poemas

    IMPERMANENCIA

    Cada vez que oigo
    el murmullo de un arroyo
    que baja dando tumbos
    entre piedras y ramas
    de la sierra y la montaña;
    las olas que rompen
    en alguna orilla en bajada;
    o el palpitar agitado
    de mi propio corazón,
    oigo el sonido
    de eso que se  llama:
    impermanencia.
    Y yo extrañándote,
    en el arroyo,
    la sierra,
    la montaña
    y recordándote
    permanentemente
    en esta constante
    impermanencia.

    Malania

    Imagen propia

  • General,  Poemas

    SUEÑO

    Extasiada
    en tu dulce mirada
    y en el vapor fragante
    de las aristas
    de tu dorado trigal,
    no pude percibir
    que  la puerta se abrió
    con un resuello de extramuros
    entremezclándose  el acónito
    de esas flores azules
    más que amarillas,
    asediándome,
    sin que pudiera evitar
    convertirme
    en una niña decrépita.   
    Por suerte
    tu valiente actitud
    entre rosas y violetas
    permitió salvarme
    de tan horrible pócima.
                                                 
    Malania
    Imagen de la red.
  • Poemas

    EN UN DESPUÉS AUSENTE

    Cuando los rayos del sol aun duermen,
    tus caricias cálidas se hacen presentes
    tus besos me despiertan
    tus manos se deslizan
    y tus dedos hurgan
    como únicas herramientas
    en este juego travieso
    donde se confunden
    tu almíbar con aceites esenciales
    en un amanecer tardío
    que todavía no ha despertado
    en este día
    en que la tormenta exterior no existe
    y la lluvia de tus humedades
    estremecen mi cuerpo.
    Imagen de la red.
  • Poemas

    DESPISTADA SOMBRA

    Colgado de una rama herida,
    rompe en llanto el aire de la vida.
    Un corazón se tiñe
    en el pincel del viento
    y se esconde con pena
    para no encontrar en el sol
    el futuro de la noche.
    Prefiere dormir y acunar su herida
    en despistadas sombras
    bajo una lluvia de sueños
    esos que aún no están perdidos.

    Malania

    Imagen propia

  • Poemas

    LAMENTO LEJANO

    Lejos de las serpentinas
    del laberíntico recorrido urbano
    en noche de luna quieta
    con la ilusión de las estrellas en canto
    al compás de las ramas secas
    lo vio, él estaba allí
    entre los tímidos rayos del sol naciente
    un turbio día de noviembre.
    El zumbido cobrizo de las chicharras
    hacían más densa la penumbra selvática.
    Ella sabía que el horario de su vida
    no estaba subordinado
    a las leyes del tiempo divino
    sino a los ciclos propios
    de sus deseos y de su destino.
    Lo vio, claro que sí
    en una fecha
    la más grande fecha de la desilusión
    bajo un cielo pasmado de frío
    aspirando el aliento taciturno de malos presagios.
    Y con la intensidad de la intemperie
    su intemperie
    solo pudo escuchar un  lamento lejano.
    Malania
    Imagen: S. D. V.