Poemas

  • Poemas

    EL CANTO DE HUMA

    Como frases musicales
    emergidas desde el fondo del bosque,
    atravesando el muro florecido
    cubierto de rosas,
    ella atravesó la ventana de cortinas azules,
    se posó sobre el sofá preferido
    y cantó con maullidos,
    como en rasguidos de guitarra
    en diferentes tonos,
    llamando la atención
    de su dueño y los vecinos.
    ¿Habrá sentido hambre o frío?
    ¿O quizás se vio perseguida
    por un gato no conocido?
    ¿O simplemente buscaba
    mimos y caricias con cariño?

    Imagen: M. J. T.

  • Poemas

    LETRAS Y ROSAS

    Los versos ingenuos
    que escriben las rosas
    con sus finos pistilos
    cuando se posan
    las mariposas.
    Son versos tiernos
    que brotan en racimos
    que nacen del aroma
    de pimpollos amarillos
    cuando al amanecer
    cae el fresco rocío.
    En silencio injusto
    tus letras de hombre,
    enamorado de la muralla
    de piedra y hongos
    de un amor embalsamado
    y de la soledad sin alas,
    las plasmas con calidad vana.
    Porque al verdadero amor
    también se lo lleva el viento
    cuando el hombre,
    quedo en su confort,
    prefiere dejarlo ir
    sin luchar por retenerlo.
    Murallas que impiden soñar,
    aunque sueñas en letras
    preciosos y fulgurantes versos
    que escribes con tus manos,
    esas manos que un día
    hicieron florecer
    pétalos de rosas rosas
    en mi vientre blanco.                                 

    Malania

  • Poemas

    MARIPOSA SENCILLA

    Sin esfuerzo aletea,
    sobre el follaje florecido
    de lantanas, zinnias,
    claveles, lavandas  
    y campanillas amarillas,
    una mariposa resplandeciente
    de alas transparentes.
    La brisa perfumada  
    contrasta en la tarde
    con las nubes neblinosas
    de polen pigmentado
    que las abejas han dejado  
    como queriendo arrasar
    con todo lo más rico y provechoso
    de las flores, a pleno sol
    en horas de mediodía..  

    Imagen: R. E. Ch.

  • Poemas

    TRIGAL DE AMOR

    En el plancton de altamar
    nada una saeta,
    justo detrás
    de un frondoso trigal.
    Dichosa saeta
    que puede flotar
    con libre albedrío
    detrás del trigal.
    Su destino era otro
    un sitio infranqueable
    de amor imposible.
    Él y ella separados
    por un eco desvanecido
    de palabras sin sonido
    con sentimiento de misterio
    en el que estaban inmersos.
    Aun así, nunca sintieron
    que habían perdido las noches,
    algunas con lágrimas
    separados por lo imposible.
    El trigal era el refugio
    con senderos interiores
    con espigas como flores
    de aromas incomparables.

    Imagen: Mila G.

  • Poemas

    HUMA

     

    Lejos de ser lampiña,
    a veces alfombra,
    en una bolsa olor a piña
    o en la misma alfombra
    donde duerme
    y se despereza.
    Con picardía
    me observa,
    mientras leo
    uno de tus poemas
    el que has escrito ayer
    o el año pasado;
    qué importa cuándo.
    Me mira con un ojo
    como queriendo adivinar
    mi pensamiento.
    Pero no se enterará
    lo que por mi mente pasa.
    Es mío el pensamiento,
    es mío el sentimiento,
    mío y sólo mío.
    Es mi secreto y tu secreto.

    Malania 

    Imagen propia                                  
     
  • Poemas

    NUBES BORRASCOSAS

     
    Lentamente el atardecer, 
    comenzó a caerles encima, 
    con nubarrones de borrasca 
    que hacia el borde del mundo iban.
    Abajo, al ras del agua
    alanceaban con fortaleza   
    las crestas de las olas 
    borrando las malezas.
    Un barco desaparecía a lo lejos 
    y con él, un corazón agrietado, 
    ojos taciturnos y labios tristes 
    de un insomne capitán desplomado.
    Durante el viaje 
    escuchaba canciones de lástima 
    por sus poderes intactos abandonados
    en aquellas llanuras inverosímiles 
    de pastos que el calor había dorado. 
    ¿Dónde está la flor de la gloria  
    y el retoño del acantilado? 
    Tal vez en un arco 
    de laureles de triunfo  
    o  en una copa de vino 
    en su mano, intacta,
    que aún no ha acabado.
                                           
    Imagen propia.
     
    Malania
     
  • Poemas

    COMO LÁMPARA ENCENDIDA

    Con su cola destellante,
    como la de una cometa
    y sus ojos chispeantes,
    como lámpara encendida,
    brillan en medio de la bruma
    o bajo el sol radiante.
    Dejó sus rasgos trazados
    en la más calma y suave noche.
    Sin temor a nada
    desapareció de su casa.
    Lo buscaron por todos lados
    pero de él nadie sabía.
    Apareció por detrás
    trepado de una cortina,
    en la plenitud de la tarde  
    de una siesta celeste,
    en lunes de otoño
    con olor a hierbas de montaña
    y hambre de más de  tres días.
    Seguramente sabía,
    por intuición o por olfato,
    que hoy celebrarían
    el cumpleaños, de una
    de las hijas de la familia.

    Imagen: V. D. S.

  • Poemas

    FANTASÍAS

    *Fantasías*

    Heme aquí,
    que, desde
    este punto
    de mi
    universo
    preciso.
    He resuelto
    desafiar
    el hastío.
    Rasgar las
    palabras,
    y derribar
    mi prosa.
    Tan sólo
    por navegar,
    alrededor
    de tus
    fantasías.
    Autor: *Douglas Zabala*

    imagen de la red.  

  • Poemas

    POEMA DE GABRIELA MISTRAL

    ¡De qué quiere Usted la imagen? Preguntó el imaginero:

    Tenemos santos de pino,

    Hay imágenes de yeso,

    Mire este Cristo yacente,

    Madera de puro cedro,

    Depende de quién la encarga,

    Una familia o un templo,

    O si el único objetivo

    Es ponerla en un museo.

    Déjeme, pues, que le explique,

    Lo que de verdad deseo.

    Yo necesito una imagen

    De Jesús El Galileo,

    Que refleje su fracaso

    Intentando un mundo nuevo,

    Que conmueva las conciencias

    Y cambie los pensamientos,

    Yo no la quiero encerrada

    En iglesias y conventos.

    Ni en casa de una familia

    Para presidir sus rezos,

    No es para llevarla en andas

    Cargada por costaleros,

    Yo quiero una imagen viva

    De un Jesús Hombre sufriendo,

    Que ilumine a quien la mire

    El corazón y el cerebro.

    Que den ganas de bajarlo

    De su cruz y del tormento,

    Y quien contemple esa imagen

    No quede mirando un muerto,

    Ni que con ojos de artista

    Solo contemple un objeto,

    Ante el que exclame admirado

    ¡Qué torturado mas bello!.

    Perdóneme si le digo,

    Responde el imaginero,

    Que aquí no hallará  seguro

    La imagen del Nazareno.

    Vaya a buscarla en las calles

    Entre las gentes sin techo,

    En hospicios y hospitales

    Donde haya gente muriendo

    En los centros de acogida

    En que abandonan a viejos,

    En el pueblo marginado,

    Entre los niños hambrientos,

    En mujeres maltratadas,

    En personas sin empleo.

    Pero la imagen de Cristo

    No la busque en los museos,

    No la busque en las estatuas,

    En los altares y templos.

    Ni siga en las procesiones

    Los pasos del Nazareno,

    No la busque de madera,

    De bronce de piedra o yeso,

    ¡mejor busque entre los pobres

    Su imagen de carne y hueso ¡

    Texto tomado de la red.

  • Poemas

    NUBES EN MAHÓN

    Sube el aire,
    formando el rocío,
    sosteniendo las gotas
    suspendidas en el vacío.
    Las montañas ansiosas
    esperan la lluvia
    mientras tanto contemplan
    cúmulos y cirros,
    estratos y nimbos,
    en blancos, azules
    grises y amarillos,
    suplicando que surja
    el aumento de espesor
    para que al fin se produzca
    una precipitación.

                                                                                           Malania