Poemas

AQUEL PRIMER ENCUENTRO

Como estatua viviente, muy ansiosa, impecable 
estalló en un beso, tu mirada penetrante.
se mezcló entre la gente, en hora pico y sol radiante
de un movido Caballito a esa hora de la tarde. 
Tu mano rozó la mía, como apresurando el vamos, 
que pronunciaron mis labios, en intento de alejarnos
del murmullo de la gente, que el café había inundado. 
Me ayudaste con mi abrigo, a ponérmelo despacio 
emprendimos un comienzo, las escaleras abajo 
caminando lentamente, hacia el coche que abordamos
hasta el refugio de amor, nos sumergió con encanto. 
Tus abrazos y tus besos, me regalaron  un cambio, 
con incógnitas y sorpresas, con sonrisas y entusiasmo.
¿Sería la única vez? me preguntaba pensando 
¿Tal vez el comienzo de algo?…
dudaba ante ese encuentro de calor inigualable
Tu sonrisa con la mía se entremezclaron al aire
una pasión ardiente recorrió mi piel a mares,
confundiéndome en la tuya con temor a enamorarme
de esa bella estatua viviente que muy puntual y sutil
fue a encontrarme, un 7 de junio que jamás podré olvidarme.

Compartir:

2 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.