Poemas

EL MURO NO IMPIDE

El muro no impide que el viento circule,
que bese y acaricie los árboles,
que corra fuerte o lento,
que despeine hasta al ser más atento.

El sol calienta parejo
hasta a un pequeño catalejo,
que se ha perdido entre las hierbas
alrededor del lago en espejo.
Llena los corazones de adrenalina
y al bosque de intensa clorofila.

El muro no impide que el alma vuele,
libre como el ave que en el cielo
suele dejar tras de sí sus trazas oscuras,
entre sombras y luces, sin ataduras.

El sol incansable en su ruta pura,
dora los horizontes con su fuelle,
y en cada albor que al día amanece,
nos brinda su luz con gracia segura.

Y aunque se oculte tras la bruma
siempre retorna con su luz,
en cada corazón deja ternura
trascendiendo las barreras
de todo muro a contraluz.

Malania

Imagen: P. M.

Compartir:

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *