Poemas

DISFRUTANDO

 
 
Al fondo del bulevar
no hay casa de cristal
yergue un lapacho en flor
que embellece al ventanal
orgulloso bajo el sol.
Regala su espesa sombra
esparcida en la acera
los paseantes la disfrutan
replegados en hilera
aspirando su frescor.
Y allí nos convocamos
en imaginaria visita
los pétalos nos hacen guiños
nuestro corazón palpita.
Y cuando se diluye el sol
a dormir se nos invita
abrazados por la luna
cubiertos  por pétalos rosa
que sirven para arroparnos
la desnudez que se trasmuta.

Compartir:

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.