General

ENTRE EL DÍA Y LA NOCHE

 
 
 
 
Un torbellino de ideas silenciosas
deambula por calles desiertas
en busca de tu nombre
león de dios
o el que tiene larga vida
o el protector, de origen latino.
Sin ánimo de abdicar
ni ceder el paso a nada ni a nadie
en un cayuco zarpa
para llegar hacia ti.
No importa si esta vez
lloran lágrimas saladas.
Una próxima ocasión
no muy lejana
gemirá en hondonada
junto al almíbar generoso de tu carne
en un amplio y activo encuentro
hoy postergado.
                                               
Malania
 
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.