Poemas

MIRADA DESDE EL SÉPTIMO PISO

Carga sobre sus espaldas,
vivencias tristes y alegres.
Algunas son indelebles,
otras olvidadas en el eco.
Vive en un séptimo piso
de un edificio moderno.
Como una armadura cerrada
y por el tiempo cicatrizada,
repleto de experiencias
tantas buenas como malas,
un hombre lleva en la piel
por los años modelada,
los estragos que la vida
talló en su rostro huraño.
La apacibilidad se encargó
de suavizar su mirada,
esta vez detenida en la brisa
que penetra por su ventana,
pintada de plata o dorado
y con finas violetas decorada.
Se sienta por las mañanas
con su pipa encendida,
dibujando en sus  pupilas
el deseo de armonía y paz
por él, por todos, tan deseada.

Imagen: G.F.T.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.