Cuentos

INESPERADO

Él estuvo a punto de subir al tren cuando recibió el alerta:
-no vengas si no quieres pasar un mal rato; la oscuridad ganó partida nuevamente y de las canillas lo único que emana es un rugido de  aire –dijo una voz a través del teléfono.
Sabía muy bien que los cortes de energía eléctrica en su casa lo tensionaban, sobre todo cuando necesitaba tomar una ducha tibia después de la lluviosa mañana. Empapado  hasta las narices, decidió cambiar el rumbo. Ir a su oficina no era recomendable, ya había terminado todo el trabajo de esa jornada. Recordó que cierto día  había recibido una invitación y esta vez la iba a aprovechar. Echó a andar bajo la llovizna y más empapado todavía, llegó al lugar que quería. El hall del edificio estaba desierto. Dudó un rato y luego pulsó el timbre.
 -¿Quién es? – la voz de la respuesta  era diferente.
-Soy yo –respondió dudoso si había tocado el timbre correcto.
-¿Está abierto? –escuchó, ya más tranquilo. 
-No, está cerrado -dijo él.
-Ya bajo –y colgó el aparato.
Cuando ella lo vio se sorprendió, no lo esperaba ni ese día ni a esa hora.
Ambos subieron al ascensor. Mientras se dirigían al departamento nacieron múltiples besos mojados y ambos los disfrutaron. Ella lo acariciaba tratando de escurrir el agua de su cara.
Una vez en el interior, lo ayudó a quitarse la ropa, lo acompañó a la ducha, le lavó la espalda y luego lo envolvió en una toalla, que  más que eso era una sábana. Mientras él se acomodaba en la cama, ella preparó un café humeante y se lo dio. Sentada en el borde, se agachó y le susurró al oído:
-Ya regreso, voy a servir otro café.
Una aureola violácea y brillante inundó la habitación. Había amanecido. Ella se despertó con el espantoso ruido del agua que caía del tanque que se había roto. 
Imagen de la red.
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.