General

LA TROCHITA NEVADA

Con alas de pájaro en vuelo
y otras suplementarias,
como para no fallar en el intento,
atravesé bosques florecidos,
húmedas laderas,
lagunas y pantanos
y hasta caminos atascados.
Conseguí llegar a destino,
donde casi termina el mundo,
porque quería encontrarte.
Y allí estabas,
ingeniero de la vida,
cerca de un parque floribundo
entre hierros paralelos
de raíles en las vías,
de durmientes o traviesas
y un gran casco en tu cabeza.
Fue suficiente
el hablar con las miradas,
fusionados en abrazo ardiente.
Desde lejos o de cerca
el amor seguía latente.

Malania

Imagen: C. J. V.




Compartir:

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.