General

LOS COLIBRÍES

Eras así, como un COLibrí, no por su tamaño, sí por su belleza, su contagiosa alegría y agilidad.

En tu ir y tu venir, siempre con dulzura en los labios y en todo tu ser. 

No había ni hay otro igual a ti.

Compartir:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.