Poemas

OTRO SUEÑO

Fúlgida luna de enero,
atravesó las organzas  
y con ella su mirada
en la penumbra de plata.
Sus taciturnos ojos,
se posaron en mi almohada
reposando junto a mi
muy callado en alborada.
Y con el agua lunar
de sus sueños derramada
depositó en mi piel su rocío
con calidez acicalada.
Me susurró al oído
“quise huir de aquel recuerdo
pero no encontré la puerta
me adormeció un vahído”.  
El recuerdo resurgió,
las calles adoquinadas
con olor a crisantemos
y  bayas de tamarindo.
Fue un día cualquiera
en el frescor de mayo
nos vieron salir juntos
de aquel café peregrino.
Y el camino nos vio unidos
hasta la histórica esquina
donde de pronto nació
el primer beso en la mejilla.
Imagen de la red.
                                               
Compartir:

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.