Poemas

QUÉ NOCHE!

 
Se han instalado en mi alcoba
la serenidad del silencio,
la amargura de tu ausencia,
la crudeza de la lluvia.
Y en vigilia la paciencia
quiere celebrar una fiesta.
Invitará al rosedal
de tu inconfundible perfume,
al positivismo de tu ciencia,
a la suavidad de tus manos,
y a la fortaleza de tus piernas.
Para que en conjunto me regalen:
besos interminables,
sonrisas cálidas, tentadoras
miradas excitantes, insinuadoras,
muchísimas caricias tiernas,
acogedores e infinitos abrazos.
Compartir:

2 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.