Poemas

REFLEJOS DE CARAMELO

Con su inagotable acritud
se sorprende
ante la exuberante alegría
de aquella dama de ojos pícaros,
reflejos de caramelo.
Se interna en un manantial claro,
siembra un camino de flores
del que nunca quisiera salir.
Pero como nada es para siempre,
un halo de tenue luz
le indica que la vida,
ardua continúa.
Y bajo un cielo despejado
emprende el regreso,
entre la humareda gris
de un cigarro encendido.

Compartir:

2 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.