General

BELLA SONRISA

Una calle estrecha, profunda y oscura,
techada únicamente por el brillo de las estrellas.
En la negrura de la noche
una espada bailotea
como duende de luna nueva.
De día el temor desaparece
y el sol cae de plano sobre los patios
y la luminosidad del astro rey es dominante.
Algunos habitantes perplejos
bajo el calor y la luz,
tratan de entender
las curiosidades de la vida,
en pleno domingo a mediodía.
Un día igual a éste, ella dormitaba
en horas de siesta y balbuceaba:
-No quiero pensar
no quiero recordar
no quiero llorar
ni tampoco volar.
Pero se quedó dormida y voló
con su mente pintada de blanco
y en su vuelo lo pintó de verde
un verde esperanza
una esperanza posible
de que un día podría volver a verlo.
Y lo pintó de rosa
en campos de flores silvestres
todas sin espinas
y en suelos sin rocas.
También lo pensó de rojo
hasta que el sol se desplomó
y lo vio en las flores
al borde del camino agreste
y en los jardines cercanos
en la espléndida campanilla
y así en ese rojo fogoso
él le sonrió
desde esa preciosa flor.
                                             Imagen: E. P. L.
Compartir:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.