General

UNA NUEVA VEZ

Como en lluvia de orchilla,
los árboles vistieron
de gala terciopelo.
Azorado el horizonte,
no quiso perder la ocasión
y lució en ágata bermellón
y topacio seducción.
El panorama se bifurcó
a los puntos cardinales,
por mi ventana entró
y con  espalto  templó
el ambiente encenizado,
mientras tanto,
en un brindis de amantes,
se descubría latente
la mariposa en larva,
aumentando la pasión,
adornando su cuerpo,
con tibieza única
de humedades perfumadas,
propias de una nueva vez. 
Imagen:  R. E. Ch.
Compartir:

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.