Poemas

AQUÍ…O ALLÁ

Con su regreso
y los cerezos florecidos,
desapareció la quimera,
su presencia de la mano,
de la revoltosa primavera,
trae cual quinceañera
un cántaro de besos,
perfumados con rocío
y el dulzor de los cerezos.
Lo espera,
con sus brazos abiertos
y su corazón entero.
Imagen: R. E. Ch.
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.