Poemas

EL ARTE DE PINTAR

El color negro solo le gustaba,
para algunas prendas de vestir,
pero no para cortinas, sábanas ni alfombras.
Prefería mantener el encanto de las alondras
sobre ramas finas de azabache pinceladas,
sin luces, detrás de las sombras.
Tras un fastidioso bostezo,
parecía adormilada,
contemplando el amarillo y el naranja,
de sus impecables sábanas,
y en el lejano horizonte enfocada.
Maylén, al arte se dedicaba,
prefería el silencio y la soledad
y así, muy concentrada, pintaba.

Imagen: Maylén V. V.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.