Poemas

HORIZONTE NARANJA

Hendido el cierzo,
tomó partida
elogiando su sendero,
hacia el sur se fue en caída,
los caminos fue nutriendo
y el sol se quedó mirando,
como acompasando al viento.
Las nubes se matizaron
y el páramo fue encubierto,
embellecido,
tornasolado
por el calor, sonrojado
y a su merced los asnillos,
se perdieron bajo el lumen
del horizonte naranja,
reposado en blanca nube.
Imagen: M. J. T.
Malania Nashki
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.