Poemas

ESPECTRAL

ATARDECER PATAGÓNICO
Sus ojos mustios
se iluminaron un instante,
el sonido no fue diferente
en un despertar temprano.
Apresuró su marcha,
revisó su casilla;
hacía días que estaba vacía.
¿Pero quién le escribiría?
tampoco hoy había misiva.
Agachó  la cabeza
urgiendo templanza,
y arrastrando pantuflas
volvió a su cama.
Llueve, murmuró por dentro,
un ratito más …
y se acurrucó  en ovillo fetal.
Su sueño se hizo lento…
lo estuvo soñando.
Ella quería abrazarlo,
decirle ¡Cuánto lo amaba!.
Él se perdía la dicha
de lo que ella confesaba.
¿Algún día lo sabrá?
De pronto una llamada
la sacó de la cama,
era él que la llamaba,
para observar juntos
aquel fulgurante atardecer patagónico
en color naranja. 
Fotografía: gentileza de Nahuel V. S.
Compartir:

6 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.