Poemas

IMPERMANENCIA

Cada vez que oigo
el murmullo de un arroyo
que baja dando tumbos
entre piedras y ramas
de la sierra y la montaña;
las olas que rompen
en alguna orilla en bajada;
o el palpitar agitado
de mi propio corazón,
oigo el sonido
de eso que se  llama:
impermanencia.
Y yo extrañándote,
en el arroyo,
la sierra,
la montaña
y recordándote
permanentemente
en esta constante
impermanencia.

Malania

Imagen propia

Compartir:

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.