General

LA LECHUZA Y EL VIENTO

La lechuza está asustada,
a su hijo se lo llevó el viento en picada
y cayó a un balcón desde la rama.

¿Cómo saber si el viento está enojado y con su furia barre todo lo que encuentra a su paso?
¿O será que quiere despertar el temor en nosotros, manifestando su poder, incontrolable a nuestro alcance?
¿O quizás es su forma de sentirse feliz viéndonos aterrorizados, corriendo, cerrando puertas y ventanas, y a los niños escondiéndose bajo la cama?
¿Por qué estará enojado? ¿Se peleó con las estrellas o con las nubes o con alguna sirena? ¿O tal vez no pudo dormir por los sonidos de los parlantes molestos y atrevidos?

Hoy el viento está calmo y nos regala una suave brisa, que es como una caricia fresca con aroma a moras y fresas.
Ojalá pudiéramos sentir siempre al viento, suave y bondadoso.

Y es así como queremos que la humanidad se manifieste, siempre con suavidad y bondad, respetando a los demás. Que se termine la agresión, el acoso, la burla, las peleas y todas aquellas actitudes que indignan al ser humano, a aquellos que son correctos y quieren el bienestar de todos.  

Imagen: R. M. T.

Compartir:

2 Comentarios

  • Anónimo

    Hola Malania,
    Es evidente que el mundo sería mucho mejor con los valores que conocemos. Pero como hay tanta indiferencia, hipocresía, envidia, etc. es como si la gente anduviera anestesiada y no despertara de ese pánico (no ya escénico) sino real de darle la razón siempre a quienes tienen el poder (sin pensar ni por un segundo) que los que tenemos la sartén por el mango somos los cimientos de la pirámide… Más ya sabes, esto no es una lucha de ahora. Lo fue desde que la vida es vida, lo es y lo seguirá siendo. Con lo cual debemos ser inteligentes y hacerles ver su propia medicina. Más al final (por unos o por otros) es como predicar en el desierto. Menos mal que allí hay petróleo !!!

    Así que pensemos en do positivo y saber ocupar el lugar que nos toca sin ser sumisos a nadie.
    Un abrazo y buenas tardes desde mi costa gallega.

    Joaquín Lourido.

    • Malania Nashki

      Tienes mucha razón, Joaquín. Por mi parte y la gente que me rodea, sabemos que no se debe hacer mal a nadie así sean animales o humanos (también animales pero racionales). Y en todo lo que podemos aportar para evitar males en el ambiente lo hacemos. Un grano de arena más otro, más otro, forman una playa, aunque sea pequeña.
      Gracias querido amigo por visitar mi blog y comentar tan bonito y con palabras acertadas.
      Buenas noches. Un abrazo argentino a la distancia.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.