Poemas

NIEBLA

Arrullado
por los rasguños húmedos
con aceite de almendras
sintió una  sensación de alivio
de ese algo que para él
se terminaba para siempre.
Sin embargo para ella
la esperanza de seguir amándolo
crecía
como lirios en las palabras
pronunciadas a su oído
y en el escondite de su dorada selva
donde emergía su báculo cálido
lleno de vida y canto
al compás de mimos y besos.
La realidad se reflejó en la luna
espejo de un recuerdo pálido.
Una a una se apagaron
las luces de las estrellas
bajo la estela
de oscuro aserrín del terciopelo
de un herido corazón.
Malania
Imagen de la red.
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.