General

REFLEXIONES COMPARTIDAS

Hay momentos de la vida que surgen pensamientos -en soledad- que se quisieran plasmar en dichos o en escritos pero no se encuentran las palabras adecuadas, o son palabras sueltas que no se logran articular o enlazar como uno quisiera. De cualquier manera, espero que el lector comprenda qué quiero transmitir con lo que escribo:
-. 𝖫𝖺 𝗉𝖾𝗋𝗌𝗈𝗇𝖺 𝗊𝗎𝖾 𝗍𝖾 𝗂𝗇𝗌𝗎𝗅𝗍𝖺 𝗇𝗈 𝖼𝗈𝗇𝗈𝖼𝖾 𝗌𝗎 𝗀𝗋𝖺𝗇𝖽𝖾𝗓𝖺.
-. 𝖫𝖺 𝗉𝖾𝗋𝗌𝗈𝗇𝖺 𝗊𝗎𝖾 𝗍𝖾 𝖼𝖺𝗅𝗎𝗆𝗇𝗂𝖺 𝗇𝗈 𝗁𝖺 𝖾𝗇𝖼𝗈𝗇𝗍𝗋𝖺𝖽𝗈 𝗌𝗎 𝖵𝖾𝗋𝖽𝖺𝖽.
-. 𝖫𝖺 𝗉𝖾𝗋𝗌𝗈𝗇𝖺 𝗊𝗎𝖾 𝗍𝖾 𝗋𝗈𝖻𝖺 𝗇𝗈 𝖼𝗈𝗇𝗈𝖼𝖾 𝗅𝖺 𝖺𝖻𝗎𝗇𝖽𝖺𝗇𝖼𝗂𝖺.
-. 𝖫𝖺 𝗉𝖾𝗋𝗌𝗈𝗇𝖺 𝗊𝗎𝖾 𝗍𝖾 𝖾𝗇𝗏𝗂𝖽𝗂𝖺 𝖽𝖾𝗌𝖼𝗈𝗇𝗈𝖼𝖾 𝗌𝗎 𝖻𝖾𝗅𝗅𝖾𝗓𝖺.
-. 𝖫𝖺 𝗉𝖾𝗋𝗌𝗈𝗇𝖺 𝗊𝗎𝖾 𝗍𝖾 𝗃𝗎𝗓𝗀𝖺 𝗌𝖾 𝗌𝗂𝖾𝗇𝗍𝖾 𝖼𝗎𝗅𝗉𝖺𝖻𝗅𝖾.
-. 𝖲o𝗅𝗈 𝗉𝗎𝖾𝖽𝖾 𝖽𝖺𝗋 𝗅𝗈 𝗊𝗎𝖾 𝗎𝗇𝗈 𝗍𝗂𝖾𝗇𝖾 𝗉𝖺𝗋𝖺 sí 𝗆𝗂𝗌𝗆𝖺/𝗈.


Una persona con grandeza de espíritu o de corazón no se atreve a insultar a nadie. Lo respeta.
Quien calumnia se cree superior al otro. Si conociera su Verdad, se daría cuenta que nadie es perfecto, ni él ni el otro.
Cuando lo poco o mucho que se tiene es considerado suficiente y abundante, eres abundante y puedes multiplicar la abundancia. (Valga la redundancia).
Cuando te amas a ti mismo, celebras la belleza de los demás, y no das lugar a la envidia porque te aceptas tal cual eres y lo valoras.
Nadie tiene derecho a juzgar al otro, si lo hace es probable que sienta culpa de no haber actuado de manera correcta y le es más fácil culpar al otro que a sí mismo.
No puedes dar más de lo que tienes, por eso es importante amarse para poder dar amor. Cuando eres feliz, puedes ofrecer y contagiar alegría.


¡𝖣𝖾𝗌𝖼𝗎𝖻𝗋𝖾 𝗍𝗎 𝗅𝗎𝗓!, 𝗒 𝗅𝖺 𝗅𝗎𝗓 𝖽𝖾 𝗅𝗈𝗌 𝗈𝗍𝗋𝗈𝗌 𝖽𝖾𝗃𝖺𝗋á 𝖽𝖾 𝗂𝗇𝗌𝗎𝗅𝗍𝖺𝗋𝗍𝖾 y molestarte.
𝖭𝗈 𝗌𝖾 𝗌𝗂𝖾𝗇𝗍𝖾 𝖺𝗆𝖾𝗇𝖺𝗓𝖺𝖽𝖺 𝗅𝖺 𝗋𝗈𝗌𝖺 𝖼𝗎𝖺𝗇𝖽𝗈 𝗅𝖺𝗌 𝗆𝖺𝗋𝗀𝖺𝗋𝗂𝗍𝖺𝗌 𝖿𝗅𝗈𝗋𝖾𝖼𝖾𝗇,

y 𝗇𝗈 𝗅𝗅𝗈𝗋𝖺𝗇 𝗅𝖺𝗌 𝗆𝖺𝗋𝗀𝖺𝗋𝗂𝗍𝖺𝗌 𝗉𝗈𝗋𝗊𝗎𝖾 𝗅𝗈𝗌 𝖼𝗅𝖺𝗏𝖾𝗅𝖾𝗌 𝖾𝗑𝗂𝗌𝗍𝖾𝗇.
¿𝖠𝖼𝖺𝗌𝗈 𝗇𝗈 𝖾𝗌 𝗎𝗇𝖺 𝖿𝗂𝖾𝗌𝗍𝖺 𝗏𝗂𝗏𝗂𝗋 𝖾𝗇 𝗎𝗇 𝗃𝖺𝗋𝖽í𝗇?
¿𝖯𝗋𝖾𝖿𝖾𝗋𝗂𝗋í𝖺𝗌 𝗌𝖾𝗋 𝗎𝗇𝖺 𝖿𝗅𝗈𝗋 𝖾𝗇 𝖾𝗅 𝖽𝖾𝗌𝗂𝖾𝗋𝗍𝗈?
𝖫𝖺 𝖻𝖾𝗅𝗅𝖾𝗓𝖺 𝖽𝖾 𝗅𝖺 𝗉𝖾𝗋𝗌𝗈𝗇𝖺 𝗊𝗎𝖾 𝗍𝗂𝖾𝗇𝖾𝗌 𝖺 𝗍𝗎 𝗅𝖺𝖽𝗈 𝖾𝗌 𝗎𝗇 𝗋𝖾𝗀𝖺𝗅𝗈 𝗊𝗎𝖾 𝗅𝖺 𝖵𝗂𝖽𝖺 𝗍𝖾 𝖽𝖺 𝗉𝖺𝗋𝖺 𝗊𝗎𝖾 𝗋𝖾𝖼𝗎𝖾𝗋𝖽𝖾𝗌 𝗅𝗈 𝖺𝗆𝖺𝖽𝗈 𝗊𝗎𝖾 𝖾𝗋𝖾𝗌. 𝖢𝗈𝗇𝗍𝖾𝗆𝗉𝗅𝖺 𝗅𝖺 𝖻𝖾𝗅𝗅𝖾𝗓𝖺 𝖾𝗇 𝗅𝖺 𝗇𝖺𝗍𝗎𝗋𝖺𝗅𝖾𝗓𝖺, 𝖾𝗇 𝗅𝖺 𝗆ú𝗌𝗂𝖼𝖺, 𝖾𝗇 𝗅𝖺 𝖽𝖺𝗇𝗓𝖺 𝗒 𝗍𝖾 𝗌𝖾𝗇𝗍𝗂𝗋á𝗌 𝖺𝗀𝗋𝖺𝖽𝖾𝖼𝗂𝖽𝗈.
𝖫𝖺 𝖦𝗋𝖺𝗍𝗂𝗍𝗎𝖽 𝗅𝗅𝖾𝗀𝖺 𝖼𝗈𝗇 𝗅𝖺 𝖼𝗈𝗆𝗉𝗋𝖾𝗇𝗌𝗂ó𝗇 𝖽𝖾 𝗌𝖺𝖻𝖾𝗋𝗍𝖾 𝖺𝗆𝖺𝖽𝗈.
𝖳𝗈𝖽𝗈 𝗅𝗈 𝗊𝗎𝖾 𝖽𝖺𝗌 𝖾𝗌 𝗎𝗇𝖺 𝖾𝗑𝗍𝖾𝗇𝗌𝗂ó𝗇 𝖽𝖾 𝗅𝗈 𝗊𝗎𝖾 𝖼𝗋𝖾𝖾𝗌 𝗌𝖾𝗋.
𝖤𝗅 𝖾𝗀𝗈í𝗌𝗍𝖺 𝖽𝖺 𝗉𝗈𝖼𝗈 𝗉𝗈𝗋𝗊𝗎𝖾 𝗏𝗂𝗏𝖾 𝖾𝗇 𝗅𝖺 𝖼𝖺𝗋𝖾𝗇𝖼𝗂𝖺, 𝖺𝗎𝗇 𝗍𝖾𝗇𝗂𝖾𝗇𝖽𝗈 𝗍𝗈𝖽𝗈.
𝖭𝗈 𝗁𝖺𝗒 𝗆𝖾𝗓𝗊𝗎𝗂𝗇𝗈𝗌 𝗊𝗎𝖾 𝗏𝗂𝗏𝖺𝗇 𝗌𝗂𝗇 𝗍𝖾𝗆𝗈𝗋.

¿𝖢ó𝗆𝗈 𝗃𝗎𝗓𝗀𝖺𝗋 𝖺𝗅 𝗊𝗎𝖾 𝗌𝖾 𝗌𝗂𝖾𝗇𝗍𝖾 𝖼𝖺𝗋𝖾𝗇𝗍𝖾?
¿𝖢ó𝗆𝗈 𝖼𝗈𝗇𝖽𝖾𝗇𝖺𝗋 𝖺 𝗊𝗎𝗂é𝗇 𝗒𝖺 𝗌𝖾 𝗁𝖺 𝖼𝗈𝗇𝖽𝖾𝗇𝖺𝖽𝗈?
𝖣𝖾𝗍𝗋á𝗌 𝖽𝖾 𝗎𝗇 𝗆í𝗌𝖾𝗋𝗈 𝗋𝖾𝗀𝖺𝗅𝗈 𝗁𝖺𝗒 𝖺𝗅𝗀𝗎𝗂𝖾𝗇 𝗊𝗎𝖾 𝗌𝖾 𝗌𝗂𝖾𝗇𝗍𝖾 𝗆𝗂𝗌𝖾𝗋𝖺𝖻𝗅𝖾.
𝖲𝗂 𝖼𝗈𝗇𝗈𝖼𝖾𝗌 𝖾𝗅 𝗍𝖾𝗌𝗈𝗋𝗈 𝗊𝗎𝖾 𝗁𝖺𝖻𝗂𝗍𝖺 𝖾𝗇 𝗍𝗎 𝖼𝗈𝗋𝖺𝗓ó𝗇, ¿𝗉𝗈𝗋 𝗊𝗎é 𝗈𝖿𝗋𝖾𝖼𝖾𝗋í𝖺𝗌 𝗎𝗇𝖺 𝗈𝖿𝖾𝗇𝗌𝖺?
𝖣𝖾𝗍𝗋á𝗌 𝖽𝖾 𝗍𝗈𝖽𝗈 𝖺𝗍𝖺𝗊𝗎𝖾 𝗁𝖺𝗒 𝖺𝗅𝗀𝗎𝗂𝖾𝗇 𝗊𝗎𝖾 𝗌𝖾 𝗌𝗂𝖾𝗇𝗍𝖾 𝖽é𝖻𝗂𝗅.
𝖤𝗅 𝖺𝗍𝖺𝗊𝗎𝖾 𝖾𝗌 -𝖾𝗇 𝗋𝖾𝖺𝗅𝗂𝖽𝖺𝖽- 𝗎𝗇𝖺 𝖽𝖾𝗌𝖾𝗌𝗉𝖾𝗋𝖺𝖽𝖺 𝗉𝖾𝗍𝗂𝖼𝗂ó𝗇 𝖽𝖾 𝖠𝗆𝗈𝗋.
𝖮𝖿𝗋𝖾𝖼𝖾 𝗌𝗂𝖾𝗆𝗉𝗋𝖾 𝖠𝗆𝗈𝗋, 𝗉𝗎𝖾𝗌 𝖠𝗆𝗈𝗋 𝖾𝗌 𝗅𝗈 𝗊𝗎𝖾 𝗌𝗈𝗆𝗈𝗌 …

Lo escribió R.E.Ch. Lo comparto y lo comento. Es una presentación compartida.

Imagen de la red.

Compartir:

2 Comentarios

  • Anónimo

    Hola Malania,
    Realmente esto más que reflexiones son enseñanzas de conocerse mejor a uno mismo y sobre todo si lo haces, es la mejor manera de saber con quien empatizas.
    Realmente todo lo que se dice aquí lo comparto al 100%… Parece mentira que en pleno siglo XXI, hay que ser borrego para triunfar en la vida / perdona por la palabra) pero es como lo veo.

    Gracias por compartir esta belleza de pensar y te remito abrazos y buenas tardes en domingo.

    Joaquín Lourido

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.