General

SOLO ERA DIFERENTE

Las dimensiones del imponente río,
amedrentaba los sentidos de los transeúntes.
Todo iba rumbo al mar
guiado por la corriente
apresurada por llegar al final.
Intrépido el navegante
se dejó llevar
ante la atónita mirada
de curiosos bajo sus paraguas,
algunos agujereados por el granizo
y desde lejos observaban
al arriesgado navegante.
Tal vez irá a parar a una tundra
o quizás terminará en un safari,
comentaban los curiosos.
Ocultaba la razón de su viaje
y la llama azul de un día distinto.
Su gracia y su perfección
habían desaparecido,
no era mejor ni peor,
solo era diferente.
No llegó ni a la tundra ni al safari,
navegó y navegó
y se hundió en su propio destino
junto a un herrumbrado tejado.
                                                   Malania
Imagen propia.
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.