Poemas

DELICIOSA VIDA

Endeble la llama de una candela,
acompaña al sereno amanecido,
mil gotas frescas caen de las brevas
del brillo de hojas que el sol ha fulgido.
Se estremecen las ramas de la higuera
con el brincar del viento enriquecido,
por el impulso  de la primavera
colabora en alfombrado mullido.
El sauce llorón adorna  la tierra,
sacando de ella el provecho debido,
sombrea las aguas a cureña rasa
del caudal entre  enmohecidas piedras.
Son de campanas, lejano pueblerino,
acunan a las recién llegadas golondrinas,
que en su andar del viejo mundo lejano,
han sembrado gloriosas sus semillas.
Y así…
candela, sereno
brevas e higuera
viento, tierra
agua, sauce y piedra,
campanas, golondrinas  
sembrados y semillas,
viven su invierno u otoño,  
verano  o primavera,
sin azoramientos y en armonía
con sus  señales ambientales
sintonizando con el entorno
conformando la deliciosa vida.
Imagen: R. E. M.

                                   
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.