Poemas

TRIGAL DE AMOR

En el plancton de altamar
nada una saeta,
justo detrás
de un frondoso trigal.
Dichosa saeta
que puede flotar
con libre albedrío
detrás del trigal.
Su destino era otro
un sitio infranqueable
de amor imposible.
Él y ella separados
por un eco desvanecido
de palabras sin sonido
con sentimiento de misterio
en el que estaban inmersos.
Aun así, nunca sintieron
que habían perdido las noches,
algunas con lágrimas
separados por lo imposible.
El trigal era el refugio
con senderos interiores
con espigas como flores
de aromas incomparables.

Imagen: Mila G.

Compartir:

6 Comentarios

  • Anónimo

    Fragancias y aromas que me llegan de tus letras, querida Malania.
    Que bien y hermoso te ha inspirado la imagen. Hasta el título es ejemplar.
    Felicidades, amiga.
    Un abrazo enorme.

    Mila Gomez.

    • Malania Nashki

      La fotografía me recuerda a un trigal a la orilla del camino, por donde solía caminar un amigo español que vivía en el límite con Francia. Y me había contado algo de lo que escribí en este poema. Historias de vida.
      Muchas gracias Mila querida por el regalo.
      Buenas noches. Un abrazo.

    • Malania Nashki

      Me alegra mucho saber que te ha gustado, querida amiga Marina.
      Para mí este es un sitio silencioso y tranquilo en el que me refugio casi a diario para soltar palabras que surgen y que no pueden quedar en el tintero. A veces con mucho sentido, otras quizás no tanto. Pero es mi estilo y otro no sé hacer.
      Tú también escribes muy bien.
      Muchas gracias por la visita.
      Un gran abrazo. Buenas noches.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.