Poemas

SORTEANDO MURALLAS

Ella quiso decirte amor,
que quiso decir Amor;
pero no, no se atrevió;
es que hubo muchos
murallones escondidos;
y hoy recordando dice:
“En el laberinto de la vida
halló una senda en colina.
Un entramado nevado
sedujo sus sentidos callados.
Con diferente mirada
vio el brillo de sus hebras.
Su sonrisa iluminada
al camino lo hizo rosa.
El entusiasmo no tardó
y se sintió muy dichosa.
Siguió su curso el andar
y pudo el cariño encontrar.
Días ralos de la agenda
iban desapareciendo.
Y  la ausencia se notó
con vientos que iban surgiendo.
Cuando el agua desbordó
el camino se hizo opaco.
Y por obras del destino
barreras aparecieron.
El amor que iba en camino
se detuvo en una brisa,
porque si se daba prisa
podría estampar su cara
contra una de esas murallas
del destino, desplegadas.
Y como nada es eterno
sobrevino la alegría
sus corazones latieron
a la par y en armonía.
Sin exacción ni molduras
en dispar algarabía
entrelazaron su dedos
se estrecharon en abrazos.
Ella dibujó senderos
sobre su espalda muy tibia
con sus labios entreabiertos.
Él le regaló sonrisas
y con encuetados dedos
humedecidos círculos.
Ella, encelada por dentro.
Él silencioso y calmo.
Y sin medición del tiempo
exhaustos en infinito
disfrutaron sin destiento.”
Imagen de la red.
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.