Poemas

COMO REGALO DE VERANO

 
Despliega tus alas, amor,
para que las gaviotas sonrían
al vernos volar a la par.
Estás invitado a dibujar en la arena
tus pies descalzos al andar
pasear por la playa cuando despunta el sol
escuchar el canto de las olas
y al compás del viento verlas bailar;
a contemplar el horizonte,
cuando la luna y el sol
juegan al escondite, sin naufragar,
mientras en el balcón, al amanecer
un rico mate o un café, poder saborear,
a leer bajo una sombrilla desplegada al sol,
mientras me contemplas
cuando me sumerjo en el tibio mar.
Imagen: E. P. L.
Compartir:

2 Comentarios

  • Anónimo

    Extraordinario contenido sobre lo que es ese amor de verano en una puesta de sol y a orillas del mar.
    No es de extrañar que los veranos ya por si d calurosos, también los días y las noches vayan en línea (aunque sean instantes) pero que siempre como vida debemos saber disfrutarlos. la vida son momentos de aire o soplos de viento y si no estás, la brisa no la concoes, ni sabes si es tibia o salada o de que aroma es…

    Felicitaciones por ello, Malania.
    Un abrazo y que pases un feliz fin de semana.

    Joaquín Lourido

  • Malania Nashki

    El mar es maravilloso y tiene una magia extraordinaria. El sonido de las olas es tan penetrante que persiste a lo largo de mucho tiempo, hasta podría asegurar que corre por las venas y se nota en la piel. En fin…pensameinto de poeta.
    Gracias Joaquín por tu bello comentario.
    Un placer tenerte como lector.
    Buen fin de semana. Un abrazo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.