Poemas

SALVA VIDAS

El niño pequeño
remaba solito
con sus pies descalzos
junto a su perrito.
La luna miraba
a través de su flequillo
y a pesar del hambre
estaba tranquilo.
Sus manos callosas
temblaban de frío
soltaron los remos
quedando dormido.
De pronto un milagro
ya no había río
en la orilla estaban
gracias al perrito.
A lo lejos divisaron
una hoguera y un castillo
hacia allí se dirigieron
a través de un laberinto.
y por el camino hallaron
dátiles, plátanos e higos.
Imagen de TheOtherKev en Pixabay
Compartir:

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.